Archivo de la etiqueta: madera

anaPad. Nuevas tecnologías adaptadas para niños


Si nos sorprendía el I-Wood, el anaPad nos ha dejado sin palabras. Los padres molones que buscan lo último en tecnología, pueden regalar a sus hijos este ipad en versión mini.

anaPad - children's wooden creative tablet

Es una pizarra magnética en la que se puede pintar con rotulador y mover las aplicaciones de imán. Según sus creadores, es un juguete que promueve el aprendizaje y la creatividad analógica en un mundo digital.

anaPad - children's wooden creative tablet

anaPad - tableta de madera creativos de los niños

Visto en etsy vía caosmagazine.

LA COCINITA DE NIL


Por fin os podemos enseñar “La cocinita de Nil”, hemos tenido que esperar a que se la trajera Papa Noel, pero hacía tiempo que estaba preparada.

La idea de regalarle a nuestro niño molón una cocinita vino porque un día le vimos haciendo sopa en un cubo de esos de hacer torres y removiendo con un dinosaurio. Le cambiamos el cubo por un plato y el dinosaurio por una cuchara y efectivamente, se puso a repartir sopa a diestro y siniestro… En ese momento nos acordamos de una caja de vinos de madera, que guardábamos del aguinaldo del año pasado y nos pusimos manos a la obra con esta “cocinita portátil”.

Si os gusta, os explicamos paso a paso cómo se hace, es muy fácil, económica y el resultado es espectacular. Materiales: – Una caja de madera con tapa corredera, las de vinos son perfectas. – Pintura blanca (o del color que queráis pintar la caja) y témperas de colores para la decoración. – Papel o tela, para forrar el fondo del cajón. – Pomos de armario (pequeños) para los mandos. – Barniz – Pinceles, brocha, taladro… Pasos a seguir: 1. Se pinta la caja del color base. Una vez está seca, se dibujan con un lápiz los motivos decorativos y después se pintan con témperas y un pincel fino. En la nuestra pintamos “La cocinita de Nil”, una manzana y unas setas rojas.

2. En la tapa, se dibujan los fogones. Nos ayudamos de unos vasos (de tubo y normales) y utilizamos pintura de pizarra y tempera roja.

3. Se pintan los pomos y se taladran cuatro agujeros en un lateral para poner los mandos. A nosotros se nos ocurrió pintarlos como si fueran setas.

4. Se forra el suelo del cajón con papel o tela. Nosotros lo forramos de papel de empapelar paredes.

5. Por último, se barnizan los pomos y la caja, cuándo esté seca la pintura. Y voilà!

Después se llena la caja de utensilios de cocina y vajilla y ¡a jugar! Papa Noel se esmeró mucho para encontrar esta batería de cocina tan chula, tuvo que pedir ayuda a la “abuela molona”, que la encontró en una tienda de esas de toda la vida…

Nos encantan las cocinitas y nos parece un juguete estupendo, tanto para niñas como para niños. Para los escépticos que piensan que es un juguete de chicas, que les pregunten a las madres de Arguiñano o Ferrán Adrià.

Nuestro pequeño, va para chef por lo menos…

BICIS DE MADERA. A toda velocidad, sin pedales…


Hace tiempo que queríamos hablar de estas bicis-corre pasillos de madera, nos parecen una pasada. Son bonitas, ligeras, ecológicas y según pediatras y pedagogos, su diseño y peso favorecen el sentido del equilibrio, el desarrollo de los músculos y la progresión más rápida hacia la bicicleta con pedales.

Están recomendadas a partir de los 2 años, un poco antes si veis que vuestro pequeño es un “kamikaze” en potencia… en ese caso, mejor combinar la bici con un casco tan chulo como este.

Tanto la bici como el casco, son de kiddimoto y los podéis encontrar en COOLBABY por 80 y 30 Euros, respectivamente.

¿A que son para enamorarse?

SILLAS PERSONALIZADAS PARA NIÑOS


Una de nuestras mamas molonas tuvo la idea de pintar sillitas de enea personalizadas y regalarlas a los niños invitados a su boda. Esto fue posible porque era una ceremonia íntima y no había muchos niños, además se celebró en el campo y las sillitas rústicas encajaban perfectamente. Los pequeños las utilizaron durante todo el día para comer, jugar y descansar, y al final del día se las llevaron a su casa como recuerdo.

Os enseñamos algunas, a ver qué os parecen.

Alfonso y Paloma. Después su mama les hizo unos cojines a juego para que fueran más cómodas.


La elección de los colores y motivos no se hizo al azar. Estas tienen dibujos de pajaritas y peces, porque a Paloma le encanta todo lo que sea de color rosa y a Alfonso le gusta ir a pescar con su papá.

Mariona y Naia. Estas dos hermanas comparten todo menos su sillita, cada una utiliza la suya y no las cambiarían por nada.

La de Mariona es de lunares rojos porque es “bailaora” de flamenco y la de Naia está llena de flores porque ella es “una floreta”.

Si os gusta la idea, podéis pintar vosotras mismas las sillitas para vuestros hijos o para regalar. A los niños les encanta que ponga su nombre y haya dibujos de sus cosas favoritas.

Cómo se hacen paso a paso:

1. Podéis comprar las sillitas en cualquier cestería, en color natural sin barnizar.
2. Necesitaréis un líquido especial que se llama “selladora”, sirve para cerrar los poros de la madera antes de pintar. También os hará falta pintura blanca y de los colores que queráis utilizar para el nombre y los dibujos, brocha y pinceles finos.
3. Con la brocha untad toda la superficie de la sillita (menos el asiento) con el tapa poros, dejad que se seque y después pintad de blanco o del color de base que queráis.
4. En un papel, haced pruebas de los dibujos que queréis hacer y de las letras para el nombre.

Este pez inspiró a nuestra mamamolona para dibujar el pez de Alfonso, y las mariquitas para la silla de Mariona.

5. Escribid el nombre y haced los dibujos en la silla.
6. Por último, cuando la pintura esté seca, barnizad la silla. Es mejor utilizar un barniz en spray para que quede más homogéneo.

Animaos, ¡es muy fácil y quedan chulísimas!